La innovación no es posible o menos previsible si no generamos ecosistemas donde la creatividad crezca y se desarrolle. Cuando he impartido formaciones de creatividad con el objetivo de hacer a los equipos más innovadores, han surgido ideas maravillosas que siendo abonadas, regadas y protegidas por los sponsors han dado lugar a transformaciones en procesos, tareas y relaciones en el ámbito organizacional, cambios evolutivos que han hecho progresar a todos los participantes; de esta manera aquellos líderes que favorecen y desarrollan el talento de sus equipos son los más buscados en un entorno post crisis como el que estamos viviendo.

Y … ¿qué es un ecosistema creativo?

Propongo 11 premisas básicas para que los líderes o sponsors creen esos contextos favorecedores de la creatividad.

  1. Apoyo a las ideas innovadoras de tal manera que se pongan en práctica lo antes posible previo calibrado de sus importancia, influencia e imaginación o novedad disruptiva.
  2. Proponer retos que pongan a brillar los talentos e inteligencias múltiples de los miembros del equipo.
  3. Dinamizar y agilizar los procesos para que el prototipado o la implementación de ideas no se llene de telarañas en una estantería. Cuántas grandes ideas mueren en los cajones como ocurrió con los post its de 3M hasta que alguien vio una oportunidad donde los demás veían un fracaso.
  4. Inteligencia Emocional para crear un buen ambiente relacional que favorezca el flujo de procesos y tareas. Esta parte se olvida con demasiada frecuencia pues los gerentes tienden a atender solo una parte de la función directiva que es el fijar metas, elaborar los planes de acción, fijar tiempos, clarificar KPIs, evaluar, identificar prioridades. Pero a veces se olvidan de los comportamientos de apoyo como facilitar la solución de problemas de forma autónoma, pedir opiniones, escuchar, compartir información, motivar…
  5. Fomentar los debates, el intercambio de ideas en las reuniones semanales, desde la diversidad nace la fusión y el intercambio que provoca chispas creativas. Esa divergencia es el principio generador de grandes innovaciones en todos los campos.
  6. Asumir riesgos para prototipar rápido aunque haya un coste implícito pues a menos que se pruebe nunca se sabrá si era buena idea como apuntaban los análisis previos.
  7. Liderar con confianza plena en el equipo, sus miembros y sus capacidades para obtener mejores resultados, porque ya sabemos eso de que “El todo es más que la suma de sus partes”.
  8. Dar libertad a los colaboradoers para expresar sus ideas, inquietudes, certezas y preguntas, abonar una tierra libre en el momento adecuado produce sinergias y despeja el camino para que circulen las corrientes creativas.
  9. Formar y capacitar a los colaboradores tanto en competencias hard como en soft, como dice Tina Seelig “El conocimiento es el combustible de la imaginación”.
  10. Favorecer los espacios de comunicación y no soslayar los conflictos pues desde estos también surgen divergencias que una vez filtradas y aclaradas dan lugar a visiones claras. La buena gestión de los conflictos en los equipos es una actitud que debemos desarrollar para gestionar mejor los cambios a los que estos tiempos nos tienen tan acostumbrados.
  11. No puedo dejar de indicar de que todo lo anterior es relativo pues no es lo mismo crear en una start up que en un despacho de abogados mercantilistas. Lo que está claro es que siempre debemos dejar un espacio disponible y abierto para que surja la chispa de la creatividad.

Te dejo un ejemplo de lo que significa crear un ecosistema creativo. La madre de Thomas Alba Edison lo creó y lo que ocurrió después…ya lo sabes.

Nancy, un ejemplo a seguir.